LOGIN

07

Jun

2022

Fintech

La inversión en la era post covid

Martín Huete es Licenciado en Derecho por la Universidad San Pablo-CEU, Máster en Economía y Dirección de Empresas (MBA) por el IESE Business School, en Barcelona, y Master en Dirección de Marketing Digital y Comunicación Empresarial en Internet por Esden Business School. Además, posee el Título de Analista Financiero Profesional Europeo otorgado por la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros. Ha sido mentor de Innsomnia durante dos ediciones de sus programas de aceleración. Es autor de libro ‘Invertir como nunca te han contado. Lecciones sobre la vida y la bolsa’ (Deusto).

Situación actual

La crisis en los mercados como consecuencia del covid, al igual que otras crisis anteriores, nos ha demostrado que la búsqueda de cuándo estar invirtiendo o no en los mercados es un ejercicio que no sirve absolutamente para nada, que para obtener rentabilidad hay que estar dispuesto a sufrir volatilidad y que los fundamentos básicos de cómo invertir siguen siendo exactamente igual de válidos

Principios básicos para invertir

En estas fechas, es usual leer artículos con consejos sobre cómo actuar en verano con tus inversiones, con titulares en medios económicos especializados del estilo de ‘10 valores para protegerse de las turbulencias este verano’ o ’10 fondos para invertir con seguridad este verano’.

No hagas caso de esos titulares

No existen valores, ni fondos, ni ninguna clase de activo, que te proteja de la evolución de los mercados en el corto plazo y menos en un verano. Un ejercicio fascinante es guardarte esos titulares y ver la evolución de esos valores y fondos un tiempo después. Nadie sabe lo que va a pasar en los mercados y menos en un verano.

Revisa el dinero que tienes en depósitos y cuentas bancarias

Piensa que, por cada día que dejas tu dinero al 0,0%, tu dinero pierde poder adquisitivo. Está bien que tengas algo de dinero para alguna contingencia, pero el resto de tus ahorros lo tiene que empezar a movilizar y, cuanto antes lo hagas, mejor te irá.

Independízate de tu banco para tus inversiones

Deshazte del síndrome de Estocolmo bancario, o al menos compleméntalo y descubre otras alternativas de inversión fuera del circuito bancario. Tu dinero te lo agradecerá.

Olvida el ruido de los mercados

Todo este ruido no sirve para nada si no es para confundir, para generar estrés, para conseguir comisiones de intermediación, de gestión, para vender periódicos o para generar visitas. Tratar de adivinar cuándo estar o no en los mercados es un ejercicio tan fútil como inútil. En los mercados hay que estar, y hay que asumir que, para tener rentabilidad, tienes que sufrir volatilidad.

Compra el mundo

A pesar de que la industria está montada para hacernos creer que se puede saber dónde, cómo y cuándo invertir, la evidencia empírica demuestra que esto no es así. Uno de los ejercicios más fascinantes que puedes hacer es recopilar las previsiones de los analistas sobre la evolución de los mercados para el año siguiente que se suele hacer a final de año y contrastarlas con lo que realmente ha pasado. ¿Lo sensato? tratar de replicar la evolución de la economía mundial, y hacerlo mediante diferentes clases de activos, zonas geográficas y divisas. Y, sobre todo, que este ‘asset allocation’ global lo mantengas y no juegues a adivinador, lo que solo provocará menos rentabilidad para tus carteras y mayores comisiones para tu intermediario.

Oriéntate al largo plazo

En el corto plazo, las rentabilidades son absolutamente aleatorias, y por corto plazo se entiende el periodo de menos de 7 u 8 años. Ten paciencia, aguanta el tirón cuando vengan mal dadas y tampoco te emociones cuando vengan bien dadas. Sé constante y conseguirás tus objetivos de inversión sin ninguna duda.

Haz aportaciones periódicas

Aunque hay estudios que indican que lo mejor es invertir de golpe, y aunque todo depende de tu nivel de aversión al riesgo, para la generalidad de los inversores es importante que esa inversión inicial la acompañes con tu capacidad de ahorro y que al menos anualmente sigas aportando capital a tu cartera. Tu paciencia y la magia del interés compuesto harán el resto.

Compra en rebajas

Esta es la única industria donde no compramos cuando los precios caen. Aprovecha los momentos de depresión absoluta, de cataclismos bursátiles, de titulares de poner los pelos como escarpias, para comprar barato. No te preocupes, piensa que estás haciendo un “fondo de armario” a precios baratos y que siempre, siempre, los mercados acaban recuperando.

Descubre los beneficios de la inversión pasiva

En una industria donde está demostrado que, por ejemplo, menos del 15 % de los gestores europeos baten a sus índices y que los fondos más vendidos por las redes comerciales bancarias suelen ser los de peor rentabilidad, ¿no crees que merece la pena que gran parte de tu cartera la inviertas bajo la filosofía de la inversión pasiva? Hay vida más allá de los depósitos bancarios, de los fondos súper ventas, del ‘value’ y de los inmuebles.

Disfruta de la vida

Si sigues estos consejos y sonríes a la vida y sus vaivenes cumplirás tus objetivos de inversión, y así ocurrirá si pasas absolutamente los vaivenes del mercado. Para divertirte no utilices los mercados, hay otras muchas cosas que hacer en esta vida.

Colaboración con Innsomnia

La industria de servicios de inversión, y más concretamente del ‘wealth management’, está abocada a unos cambios muy profundos debido a la revolución digital, la aplicación de la inteligencia artificial y el advenimiento de nuevas generaciones de inversores. Como en otras industrias, esta revolución arrasará muchos de los paradigmas que tenemos actualmente y, si en los servicios de inversión todavía las cosas se mantienen más o menos igual, ha sido debido a que la sociedad española carece de formación financiera y tecnológica, mantiene mucho conservadurismo y sigue sufriendo el síndrome de Estocolmo bancario. Así, es un hecho que los bancos siguen dominando claramente esta industria. Por ello, para nuevos jugadores, competir en el B2C exige paciencia, políticas de creación de marca, buenos pulmones y hacer las cosas de manera muy diferente.

Es por ello que muchas nuevas iniciativas de wealthtech se enfocan directamente al negocio B2B o una mezcla de ambas estrategias: los bancos tienen los clientes y estas nuevas empresas tienen la tecnología, por lo que iniciativas de colaboración entre ambos tienen todo el sentido.

En mis dos años de experiencia como mentor en Innsomnia he tenido la fortuna de ser testigo de cómo nuevas soluciones tecnológicas enfocadas a la gestión de activos o patrimonios llegaban a integrarse dentro de los procesos de Bankia y posteriormente de CaixaBank. Y este es uno de los mayores retos, cómo solventar las reticencias internas y la dificultad de encajar nuevos procesos en estructuras tan complejas;  conseguirlo exige un gran compromiso de la alta dirección, y la involucración y colaboración estrecha  entre las áreas implicadas del banco, los equipos de innovación y  los mentores.

Lo que es indudable es que estamos asistiendo a unos cambios fascinantes en la industria de gestión de activos, donde las viejas maneras de hacer y de pensar van a quedar arrasadas y solo los que sean capaces de adaptarse serán los ganadores. Sin duda, continuar en la línea de la innovación y la búsqueda de áreas emergentes puede ser una fuente de ventaja competitiva e iniciativas como el The Global Fintech & Insurtech Challenge que impulsa Innsomnia van en esta línea.

 

 

Compartir